domingo, 24 de febrero de 2008

Cueva de Cerrillares

Entrada de la cueva, una angosta grieta por la que hay que arrastrarse para acceder a la gruta.

Aunque se han roto muchas estalactitas y estalagmitas aún quedan algunas.




En estos casos siempre se ven algunas formas caprichosas que nos deja la naturaleza.




La cueva de Cerrillares toma su nombre por el lugar en la cual está enclavada. Se encuentra al norte del pueblo de Ojén, muy cerca de la carretera que va hacia el Puerto de Ojén o Monda. Esta cueva está ubicada en un cerro muy característico, de forma triangular. Desde tiempo inmemorial también se le conoce como "cerrillo hueco", ya que su parte alta alberga esta oquedad, la cual ocupa buena parte del mismo en las entrañas de su seno. Desde mi punto de vista es el monumento local mas olvidado ya que no se encuentra ninguna referencia a su existencia en ninguna información municipal. Quizás el hecho de encontrarse en una finca privada, así como el acceso tan estrecho y dificultoso ha llevado a su olvido casi total en los textos y documentos de información sobre el término municipal de Ojén. De todas las cuevas de las que tengo referencia creo que es la mas grande del municipio y pienso que sólo por ello ya tiene el mérito ganado, sopena de la belleza que rezuma en su interior; las fotos expuestas dan buena muestra de ello. Agradezco la colaboración de la propietaria del terreno así como la ayuda de sus hermanos, sin los cuales no hubiésemos entrado en este bello lugar. También agradezco la compañía de Manolo y de mi hijo Adrián por haberme acompañado.

3 comentarios:

dll dijo...

Se aprecia que aún continua activa por algunas zonas, además de haber sufrido algo de "vandalismo".

Como tu muy bien comentas, es una pena, pero por mi experiencia, en ocasiones resulta mejor que ciertas personas no conozcan este tipo de lugares tan bonitos, para que otros puedan disfrutarlos en su estado puro.

Recuerdo en una ocasión, de mis primeras salidas al campo con los amigos, mi Padre me preguntó que donde iba, yo le contesté que al campo, y y él sabiamente me replicó, "pues cuando te vengas lo dejas como está". Tardé algún tiempo en entender el verdadero significado de aquellas palabras, ahora hago lo mismo con mis hijos.

Un saludo.

Diego.

Israel Olivera dijo...

De tradición tambie´n familiar, me viene la buena costumbre de recoger lo que dejares en lugar natural. Es así como se cuida el medio ambiente entre todos. Estoy con Diego en el asunto del obligado secretismo de algunos lugares. Mejor poco conocido que destrozado. Conozco algunos ejemplos de montes en el norte a los que las hordas llegan y en vez de disfrutar, destruyen de manera bastante estúpida y banal. Veo que ambos conocéis la gruta, así que a los dos os pido que si algún día tenéis a bien me acerquéis a contemplarla. Saludos a los dos!!!

Anónimo dijo...

Si, probablemente lo sea